Pruebas

Esta prueba es llevada a cabo en cocinas y ambientes reales, observando como interactúa una usuaria con la estufa, revisando el consumo de leña, las emisiones producidas por el desarrollo de la tarea y el estilo de cocinado de la usuaria, el tipo y cantidad de alimentos, recabando información sobre la ergonomía y la aceptación.
Esta permite ver el desempeño de la estufa en una tarea real. El objetivo de la prueba es cocinar alimentos habituales de la región de la forma tradicional, pero haciendo uso de la estufa eficiente. Esta prueba proyecta datos concretos sobre el tiempo requerido para cocer los alimentos, el consumo de combustible, el aprovechamiento de la energía y la cantidad de emisiones durante la cocción. La prueba se realiza en laboratorio o en un ambiente controlado.
Esta prueba consiste en simular la tarea de cocción de alimentos. La prueba es realizada solo en laboratorio mediante el estándar de hervir agua, lo cual es una acción altamente replicable en el mundo. De lo contrario al no utilizar agua sería complejo estandarizar un alimento. Los parámetros de interés son consumo de leña, tiempo, eficiencia, emisiones y material particulado.
Esta prueba consiste en saber la distribución de la energía en el comal de la estufa y la chimenea ya sea por la flama de la combustión o por los gases de salida, así como las temperaturas alcanzadas en los puntos indicados en el formato estándar. Esta prueba no simula una tarea, pero es útil en el aspecto para deducir el funcionamiento de la estufa y la energía fluctuante dentro de la misma.