El control biológico de plagas o uso de bioplaguicidas consiste en el uso de enemigos naturales o competidores vivos que mantengan la densidad de población de una plaga a un nivel que no cause daños importantes y que permita mantener la sustentabilidad del agroecosistema.