El control biológico de plagas o uso de bioplaguicidas consiste en el uso de enemigos naturales o competidores vivos que mantengan la densidad de población de una plaga a un nivel que no cause daños importantes y que permita mantener la sustentabilidad del agroecosistema.

Los biofertilizantes son insumos de origen biológico que se aplican al suelo para mejorar la disponibilidad de nutrientes, favoreciendo el desarrollo y el rendimiento de los cultivos y la estabilidad de los agroecosistemas y del ambiente.

Los huertos familiares son parcelas contiguas a la vivienda donde se cultivan hortalizas de manera intensiva y continua durante todo el año y la producción de alimentos es generalmente para el autoconsumo familiar.

La composta es un abono natural de elevada calidad, producto de la descomposición de residuos orgánicos a partir de organismos como bacterias (ciclofílicas, mesófilas, termófilas y anaerobias) y hongos.